Oct 28, 2007

Pubilicida interactiva con la calle

written by Cristina
in category General

El sábado por la noche fui a cenar con mi gran amiga Núria, a un japonés muy rico de Gràcia, el Kibuka.

nokia copy

Al salir del restaurante y andando por la calle Verdi nos encontramos que había un chico en el escaparate de una tienda de ropa, que a esas horas estaba cerrada, pero ahí estaba él cantando y tocando la guitarra. Al acercarnos más, nos damos cuenta que está publicitando a una conocida marca de teléfonos móviles (como se ve en las fotos), la idea era que llamando al número que estaba en el escaparate y que a la vez otro chico desde la calle con un proyector lo plasmaba en las fachadas junto con la marca, podías escuchar al chico que estaba dentro del escaparate pero que desde la calle era imposible oir. La verdad es que la curiosidad nos picó y llamamos para escucharlo, hay que decir que tenía un par de h….. porque la guitarra la tocaba muy bien, pero el canto creo que no era su mejor valor, desde luego yo lo haría mucho peor. Eran las once de la noche y de repente nos encontramos publicidad sin poder evitarla, por que estaba movilizando a la gente de la calle. Era imposible ignorar lo que estaba sucediendo, la curiosidad siempre pica y queríamos saber que ocurría y como.

Recibimos publicidad a todas horas desde que nos levantamos hasta que nos acostamos, en la calle, en casa, en el trabajo, en los peródicos, donde sea, pero ahora parece que se añade un elemento más, la publicidad quiere interactuar con nosotros. Había visto algunos vídeos por internet, por ejemplo Marketing Vivo es una empresa que hace este tipo de publicidad, pero aún no me lo había encontrado nunca ni sabía de nadie. Otro ejemplo de la misma compañía de teléfonos móviles, fue con el movimiento de Abrazos Gratis, se aprovecharon de la idea del movimiento y engañaban a la gente pidiendo abrazos y cuando ya lo tenían les sacaban el móvil que tenían para enseñar lo “guay” que era.

La publicidad es un elemento más en nuestro día a día y no lo podemos evitar, pero lo que de alguna manera me aterroriza es no saber hasta que punto puede llegar este no parar de imágenes, de información, hay una saturación mental, recibimos mucha información en poco tiempo y parace ser que esto va “in crecento”.

Back To Top